Acompañamiento en el parto

Está comprobado que el acompañamiento facilita el trabajo de parto y trae importantes beneficios para la madre y su bebé. Antes de la llegada de tu hijo, es importante que planifiques quién estará contigo en este momento: tu pareja, mamá, la suegra, o si prefieres estar sola.
Para llevar un trabajo de parto sin complicaciones es fundamental que estés relajada, por eso debes tomar conciencia de la importancia del acompañamiento durante el parto. Ya que el apoyo también cumple un rol clave en la percepción del dolor.

Esta compañía permite que la mamá se relaje, disminuyendo las posibilidades de tener problemas producto de la adrenalina y con un parto de término espontáneo; además, la madre tendrá más leche. El 2008, la Revista Chilena de Obstetricia y Ginecología publicó un estudio donde se demostró que las madres adolescentes acompañadas tuvieron menos sensación de dolor y de temor en el parto, el que además les fue más fácil.

La persona que realice el apoyo emocional debe “estar presente para saber escuchar, ayudar a la madre sin criticar, hablándole siempre en positivo, tocándola sin pronunciar palabra alguna y no haciendo psicoterapia acerca de cómo viene el bebé, porque de eso se trata el apoyo emocional”. Los expertos sugieren que “quienes acompañen a las mamás deben estar siempre con ellas y no abandonarlas nunca, porque después tardan alrededor de media hora en retomar el control y relajarse nuevamente”.

Un rol fundamental en el acompañamiento durante el parto, es la del padre del bebé, en el parto debe cumplir el rol de tomar la mano de la madre, tranquilizarla con palabras cariñosas cuando vengan las contracciones, recordarle los ejercicios de respiración y, si corresponde, tomar el tiempo entre las contracciones y lo más importante, transmitirle tranquilidad y seguridad.