Ejercicios durante el embarazo

EJERCICIOS PRENATALES (I)

Es recomendable que durante la gestación la mamá mantenga una vida activa y realice ejercicio. Esto le ayudará a sentirse bien y a prepararse para el trabajo de parto.
El ejercicio moderado permite preparar los músculos que se necesitarán durante el parto, como abdomen, pelvis y glúteos. También contribuye a aliviar la tensión en la espalda y las piernas. El ejercicio oxigena el cuerpo, lo que repercute positivamente en el niño o niña que va a nacer.

Se recomienda realizar ejercicios en un ritmo lento, y si se siente alguna molestia como dolor, mareo o nausea, se deben interrumpir.
Es saludable mantenerse activa y practicar estos ejercicios diariamente por unos 10 minutos. Pasada la semana 30, evita practicar los ejercicios que exigen estar tendida en el suelo.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE PREPARAR EL PISO PÉLVICO PARA EL PARTO Y CÓMO HACERLO?

La presión que se ejerce en el trabajo de parto y la distensión en el período expulsivo hacen imprescindible su preparación
El piso pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal por abajo, siendo su principal función la de sostener los órganos pélvicos. Tiene una relación estrecha con la vejiga, el útero y el recto y se encuentra atravesado por los conductos de salida de estos órganos, que son la uretra, la vagina y el recto, respectivamente.
Durante el embarazo producto del aumento de peso uterino y la presencia de la hormona relaxina, que vuelve los tejidos más laxos, éste sufre una gran distensión, debilitándose. Si en condiciones normales podemos comparar el piso pélvico con una especie de puente colgante, en el embarazo se parece más a una hamaca.

Es por esto que cobra mucha importancia la preparación de esta musculatura ya que su alteración desemboca en disfunciones relacionadas con el sistema urinario (incontinencia urinaria), defecatorio (incontinencia anal) y sexual (disfunciones sexuales como dispareunia por ej).
Por otro lado, la presión que se ejerce sobre él en el trabajo de parto y la distensión que ocurre durante el período expulsivo (cuando la guagüita sale) hacen imprescindible su preparación a fin de disminuir el riesgo de desgarros perineales o la realización de episiotomía.

Es fundamental para esto:
Ejercitar la musculatura, logrando un equilibrio entre fuerza y flexibilidad. Debemos tener un músculo fuerte y bien irrigado capaz de soportar las cargas y también un músculo flexible que tenga capacidad de elongarse y después volver a su longitud original. Lo ideal es asesorarse por un(a) kinesiólogo(a) especialista en rehabilitación de piso pélvico.
Tener libertad de movimiento durante el trabajo de parto y el parto. Es importante que adoptemos la postura que nos acomode para parir y evitemos la postura acostada. Las posturas verticales se ven favorecidas por la gravedad lo que ayuda al descenso de la cabeza.

Es importante también respetar los tiempos, tanto de la madre como de la guagua, ya que esto permite que los tejidos se vayan elongando de manera gradual, lo que es mucho menos traumático que generar grandes fuerzas en tiempos cortos, por ejemplo cuando se acelera el parto artificialmente, a menos que haya una razón médica justificada para hacerlo.
Masaje perineal. Se realiza con el fin de flexibilizar los tejidos alrededor de la vagina y aumentar la elasticidad del periné. Se puede realizar a partir de la semana 34, todos los días aprox unos 5 minutos. Es una técnica sencilla que se puede realizar sola o en pareja en la comodidad de la casa. Hay muchos videos tutoriales que explican muy bien la técnica.
Les recomiendo a todas que tomen en cuenta estos consejos para poder cuidar su piso pélvico de lesiones. De todas formas, es muy recomendado después de un parto vaginal, sobre todo si en éste ha habido uso de fórceps o se ha practicado una episiotomía, y aún cuando no hayan síntomas de disfunción, una rehabilitación de piso pélvico. Esto puede hacer una gran diferencia en nuestra calidad de vida!, si estás leyendo esto y ya ha pasado mucho tiempo y no has hecho nada, hazlo, siempre es tiempo!

BENEFICIOS DEL BALÓN KINÉSICO DURANTE EL EMBARAZO.

En las últimas etapas de embarazo y principalmente durante el trabajo de parto, el uso del balón kinésico como un recurso para el manejo del dolor puede ser muy útil y fácil de utilizar, pero es importante recordar que al momento de su uso la embarazada debe estar siempre acompañada, puede ser por su pareja o un(a) profesional que la pueda asistir en sus movimientos y ejercicios.

Su uso consiste principalmente en sentarte suavemente en el balón y una vez que comiencen las contracciones deben dar suaves saltos sobre él y realizar movimientos circulares para de esta manera disminuir el dolor de las contracciones y ayudar al descenso de la presentación fetal.

Los distintos beneficios que trae el uso del balón Kinésico en el trabajo de parto se resumen a continuación:

Disminuir las sensaciones dolorosas de las contracciones y proporcionar un profundo descanso producto de la relajación de los músculos posturales.
Facilitar el acomodo del paso del niño o niña por el canal del parto.
Facilitar la dilatación del cuello uterino por una estimulación en la producción de oxitocina.
Facilita la distensión de huesos pélvicos, canal de parto y periné, aliviando el dolor de estos procesos.
Facilita la conexión con todo el proceso que está viviendo la mamita con su hijo o hija que está por nacer.
Los movimientos generan masajes que alivian el dolor lumbosacro o de la espalda durante las contracciones.
Facilita la labor de acompañamiento de la pareja y a la materna le permite sentirse protegida y segura durante todo el proceso.
No impide el uso del Monitor Fetal.
Aprovecha la ventaja de la gravedad durante y entre las contracciones.